judhit furquetAUDITA CALIDAD creada en 2010 por Judith Furquet, Ingeniero Técnico en Industrias Alimentarias, inconformista con los modelos de consultoría alimentaria tradicionales, en los que el cliente no ocupaba el primer orden de prioridad, nace con ánimo de innovar y aportar conocimientos técnicos en el sector.

En su trayectoria, AUDITA ha logrado crecer de una manera muy importante y sostenida y convertirse en una consultoría de referencia en la gestión alimentaria a nivel tanto nacional como internacional.

Lo que nos diferencia:

Invertimos en capital humano porque entendemos que es la mayor garantía de éxito para el cliente y el principal valor añadido de la empresa.

La constante formación de nuestro equipo, y por encima de todo, un perfil pragmático, asertivo, resolutivo y con aptitud y actitud para gestionar diferentes situaciones y problemas que se puedan presentar.

Nuestros valores:

Pasión

Nos encanta nuestro trabajo. Somos profesionales con vocación verdadera en lo que hacemos, donde nuestro fin, siempre es ayudar a la empresa.

Compromiso

Es el compromiso personal que adquirimos ante nuestros clientes. Incluyendo siempre Responsabilidad, Profesionalidad, Implicación y Disciplina.

Honestidad

La base de nuestro trabajo es la objetividad, sin ocultar o disfrazar la verdad. No es fácil decir que se necesita un cambio sobre todo de mentalidad en las empresas cuando quieren implantar normativas alimentarias.

Cercanía

Uno de los valores de AUDITA CALIDAD es la cercanía. Cercanía, porque somos capaces de ponernos en el lugar del otro, tenemos empatía y comprendemos todas las situaciones.
Estamos cerca de ti. Cada empresa requiere una atención diferente, por ello nunca trabajamos por igual en todas las empresas.

Competencia y experiencia

Nos encanta aprender, siempre estamos en continua formación, y actualizados en todas las normativas y legislación vigente.

Integridad y secreto profesional

Somos coherentes en nuestra forma de decir las cosas y hacerlas, sin importar a quien tengamos delante. Sea cual sea la situación, siempre asumimos las consecuencias de nuestras acciones.
Tenemos nuestro protocolo deontológico, con un estricto secreto profesional.