Todos sabemos que existen diferentes tipos de hongos que se desarrollan y crecen en diferentes sustratos de materia orgánica, hay a los que le gusta la madera, las hojas, las praderas, los excrementos….y a este hongo, del que hoy os voy a hablar, le gustan los insectos.

Pero no le gustan de una manera normal, sino de una manera más bien aterradora.

El género 𝑪𝒐𝒓𝒅𝒚𝒄𝒆𝒑𝒔, solo se desarrolla sobre insectos y cada especie de hongo, se especializa en una sola especie de insecto.

Ten cuidado con lo que te voy a contar ahora si eres sensible.

Existen en la selva tropical una especie de hormiga que las denominan “las hormigas carpinteras tropicales”. Como todas las hormigas, éstas son felices paseando todo el día para aquí y para allá buscando alimento.

Pero un día el azar, hace que sean las elegidas, y son infectadas por el hongo parásito (𝑶𝒑𝒉𝒊𝒐𝒄𝒐𝒓𝒅𝒚𝒄𝒆𝒑𝒔 𝒔𝒑) El comportamiento de éstas pobres indefensas cambia drásticamente, se comportan erráticamente, sufren convulsiones, sus músculos se atrofian y actúan como seres zombis, totalmente controladas por el hongo, perdiendo el control de sí mismas.

El hongo manipula su comportamiento hasta la muerte.

Y cómo lo hace?

Las esporas del hongo penetran en el cuerpo de la hormiga, éstas se extienden por su organismo, entrando en el cerebro y absorbiéndolo, controlando mentalmente a la hormiga.

El hongo provoca que la hormiga busque una zona fresca y alta del árbol o del tallo, la mejor zona para que el hongo pueda reproducirse.

Cuando la hormiga está en la zona idónea de humedad y Tª, el hongo la obliga a morder el tallo, provocando que las tenazas de la mandíbula de la hormiga se queden clavadas, quedándose la hormiga enganchada a él, y así, hasta que muere. Ésto da lugar a un «gancho de cierre», que significa que una hormiga infectada es incapaz de liberarse incluso después de muerta.

Pocos días después, el hongo se alimenta del organismo de la hormiga, y el cuerpo fructífero del hongo, va creciendo y asomando por cualquier parte de su cuerpo, normalmente por la cabeza y cuando llega a su máximo crecimiento, éste libera las esporas, para infectar de nuevo a otra hormiga errante.

 

Uff…. A mí se me ha quedado un mal cuerpo, después de escribir esto…

Pensamos que el ser humano es inteligente y que somos lo más alto de la cadena evolutiva, pero la madre naturaleza es imparable y algún día, nos tocará luchar para la supervivencia de nuestra propia especie.

 

Foto de la hormiga. Artista: Anand-Varma-USA-for-National-Geographic-Magazine-First-Prize-Nature-Category-Stories

 

https://www.lapatilla.com/2015/02/12/estas-son-las-fotos-ganadoras-del-world-press-photo/anand-varma-a-u-s-photographer-working-for-the-national-geographic-won-the-first-prize-in-the-nature-category-stories-of-the-2015-world-press-photo-contest/